• En informe oficial del Sernanp resalta trabajo desplegado por comunidades nativas en protección del área a través de vigilancia comunitaria.
  • En una de sus 208 páginas se hace referencia al convenio suscrito para desarrollar Redd+Indígena Amazónico en la reserva comunal.

Madre de Dios, 07 de junio 2016.- El presidente del ECA RCA, Fermín Chimatani Tayori saludó el reconocimiento realizado por el Ministerio del Ambiente al trabajo realizado en la Reserva Comunal Amarakaeri en torno a la participación de las comunidades en la protección del área a través de la vigilancia comunal y Redd+Indígena Amazónico-RIA.

Precisamente, el Ministerio del Ambiente publicó el informe oficial del Sernanp  titulado “Áreas Naturales Protegidas del Perú (2011-2015) Conservación para el Desarrollo Sostenible” donde hace referencia a lo señalado por el presidente del ECA-Amarakaeri.

En la página 86 refiere: “Si solo se considerara el aporte de los guardaparques del Estado, la vigilancia se realizaría de manera poco eficiente debido a la falta de personal para cubrir todos los ámbitos que necesitan ser controlados; sin embargo el aporte en número y en conocimientos de los pobladores de la zona, mejoran la eficiencia de la vigilancia, lo que implica mejoras en la gestión de las RC”. “Un caso emblemático es el de la Reserva Comunal Amarakaeri que a través de sus comunidades y organizaciones de base como FENAMAD han permitido vigilar y controlar efectivamente actividades que generan impactos negativos en el ANP como la minería ilegal en Madre de Dios…”

En la página 91 sostiene: “Finalmente, destacamos la suscripción del Convenio de Cooperación Interinstitucional para el “Desarrollo de Redd+ Indígena Amazónico (RIA) en la Reserva Comunal Amarakaeri”, como un compromiso para fomentar y contribuir a la conservación de la RC Amarakaeri y el desarrollo integral de las comunidades nativas socias y beneficiarias, mediante la implementación de una propuesta RIA. De esta manera, se busca contribuir a las estrategias globales de mitigación y adaptación frente a la crisis climática, con un enfoque de Manejo Holístico de Territorios de Vida Plena; y, asimismo, busca impulsar el desarrollo de las comunidades nativas, de acuerdo a su propia cosmovisión y libre determinación como pueblos indígenas, rescatando sus conocimientos tradicionales”.