• Hace 20 años comunidades del Yurúa en Ucayali luchan para que el Estado de visto bueno a la creación de la Reserva Comunal Yurúa.
  • La lucha de los hermanos indígenas ha sido permanente por defender sus recursos de los madereros ilegales, que han actuado muchas veces en complicidad de malas autoridades.

Madre de Dios, 02 de abril 2016. Un 6 de octubre de 1996, hermanos de varios pueblos del distrito fronterizo del Yurúa presentaron ante el Ejecutivo el primer expediente para la creación de la Reserva Comunal Yurua.

Diez años después presentaron otro expediente con la misma finalidad. Han pasado casi 20 años y aún siguen esperando.

Ante la falta de resultados positivos, los hermanos de los pueblos originarios Yanesha, Amahuaca, Yaminagua, Ashéninka, Asháninka y los Chitonahua en contacto inicial pertenecientes a la Asociación de Comunidades Nativas para el Desarrollo integral de Yurua (ACONADIYSH), solicitaron información a los líderes indígenas de Madre de Dios sobre la Reserva Comunal Amarakaeri.

“Nos han invitado para que podamos aclarar que significa la RC Amarakaeri, cómo se benefician las comunidades, como articulamos con el Estado, si hemos perdido derechos territoriales. En fin como ha sido el proceso para la creación de la RCA”, relató el presidente de COHARYIMA, Luis Tayori quien junto a Jaime Corisepa y Juan Carlos Arique absolvieron las dudas.

Con toda la información recibida, y al tener claridad sobre el proceso de  creación de una reserva, los hermanos de Ucayali afirmaron que retomarán con fuerza el proyecto para que se haga realidad la Reserva Comunal Yurúa que les permitirá preservar el territorio para sus generaciones y defender sus recursos de los madereros ilegales.